Imagen encontrada en la red

Imagen encontrada en la red

En pleno siglo XXI y con toda la información que tenemos a nuestro alcance, podemos observar como esta habiendo una descontextualización y desvirtualización tanto en las artes marciales como los asuntos relacionados del alma, lo que conocemos como la espiritualidad.

Si prestamos un poco de atención, podremos ver como hay una inmensidad (y sí, digo inmensidad) de personas que dicen ser Maestros, Gurús, que han sido discípulos de grandes eminencias, que han entrenado con los mejores, que tienen todas las claves y enseñanzas de las disciplinas a las que  “supuestamente” pertenecen, los mejores cursos, los mejores sistemas y  la vía más rápida para una vida plena y satisfecha. Pero la pregunta que quizás deberíamos hacernos (y me permito la licencia de decir quizás, porque lo cierto es que de todo aprendemos): ¿es veraz esta información?.

Vemos mucha publicidad, un marketing increíble en algunos casos, y unos textos tan jugosos que cualquiera quiere sumergirse y aprender. Nuestro ego en ocasiones, en otras, nuestra inocencia por desconocimiento y/o la picardía del/la embaucador/a, nos llevan a pagar precios realmente elevados o irrisorios (según el propósito, aunque siempre es el mismo: cash) por formaciones, cursos, talleres, en donde nos invitan a subir rápidamente de nivel.

El problema con esto es que lo que realmente tiene valor, es de calidad y hay una constancia, queda en el olvido, no se valora. Es tanta la necesidad de sentirnos algo o alguien que perdemos la perspectiva.

Hoy en día se ha creado un mercado marcial y espiritual bastante perverso (por no dejarlo en perverso a secas), lo que en ocasiones hace difícil llegar a discernir entre calidad o falsedad.

Deberíamos buscar más allá de las palabras o de los disfraces, más allá de unas embelesadoras palabras y poder diferenciar. En este mundo frenético y veloz de la era digital, en donde constantemente estamos envueltos por estímulos y bombardeados por información, estaría bien pararnos unos minutos y escucharnos, comprender lo que realmente queremos. La elección es como siempre, es nuestra.

CS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies